Telefunken

El nombre TELEFUNKEN se remonta a 1903. La empresa comenzó como una empresa conjunta entre Siemens & Halske y AEG (Allgemeine-Elektrizitãts-Gesellschaft, o General Electric Company). Siemens & Halske estaba ocupado desarrollando comunicaciones inalámbricas para el ejército alemán, mientras que AEG lo estaba haciendo para la Armada Imperial Alemana. Cuando surgió una disputa sobre patentes, el emperador alemán Kaiser Wilhelm II instó a los dos grupos a unir esfuerzos, y nació la empresa compartida TELEFUNKEN. El prefijo «tele-» proviene de la palabra latina para distancia, y «funken» es la palabra alemana para chispa, o hacer funcionar mediante chispa eléctrica.

A lo largo de la década de 1900, TELEFUNKEN lideró la industria de la tecnología global con una serie de empresas como radiocomunicaciones inalámbricas, televisores, cámaras de video electrónicas, tubos de vacío, preamplificadores, micrófonos y muchos más. En 1947, TELEFUNKEN inició la distribución del mundialmente conocido U47. El U47 fue el primer micrófono de condensador de patrón conmutable del mundo (cardioide y omnidireccional) y se volvió extremadamente popular, especialmente en los Estados Unidos, donde los micrófonos de cinta eran el estándar para los estudios de grabación. La fidelidad y los detalles finos del U47 lo llevaron a la vanguardia de los estudios de grabación de todo el mundo.

Cuando el diseñador del U47 Georg Neumann decidió no renovar su contrato de distribución con TELEFUNKEN, el U47 fue retirado de la distribución. TELEFUNKEN buscó reemplazarlo con un micrófono de igual calibre y contrató a AKG para desarrollar una nueva serie de micrófonos para su línea de productos. De estos magníficos micrófonos, uno de ellos se convirtió en una leyenda: el ELA M 251. El diseño surgió del C12 ya en producción de AKG, con la cápsula CK12 en el corazón del diseño. En 1959 se presentó al mundo el ELA M 251 / 251E.

Aunque solo estuvo en producción desde 1959 hasta 1962, se cree que el TELEFUNKEN ELA M 251 es uno de los micrófonos con mejor sonido jamás creado. Si bien TELEFUNKEN distribuyó y diseñó muchos más micrófonos, el U47 y ELA M 251 siguen siendo sus contribuciones más famosas al mundo de la grabación. Junto con los micrófonos, los tubos de vacío TELEFUNKEN se consideraron entre los tubos de vacío de la más alta calidad, y muchas variaciones son muy buscadas en la actualidad. TELEFUNKEN pasó por una serie de cambios de propiedad e iteraciones de la empresa, y finalmente cesó cualquier producción o nuevos desarrollos en 1985.

Durante las cuatro décadas que el ELA M 251 no estuvo en producción, ganó un estatus legendario como uno de los mejores micrófonos de la historia. La combinación de la limitada cantidad de producción original y la fragilidad del micrófono llevó a que las unidades en buenas condiciones de trabajo fueran cada vez más raras y exponencialmente más valiosas. Para ilustrar esto, el Wall Street Journal escribió un artículo en la década de 1990 citando al ELA M 251 original como una de las mejores participaciones de inversión en general del siglo XXI. Al igual que con cualquier pieza electrónica antigua, algunas piezas comenzaron a fallar en estas unidades originales, lo que las dejó inutilizables. Viendo el potencial y la necesidad de este micrófono, TELEFUNKEN renació.

A %d blogueros les gusta esto: